Historia de la fotografía tomada por Alberto Diaz Gutierrez "Korda"
Authentic picture of the iconic Che Guevara

Korda « Guerrillero Heroico » (Havane 1960)

 

Todo comenzó con una imagen. Estamos en La Habana, Cuba, 5 de marzo de 1960. La atmósfera es pesada y solemne. Ernesto Guevara asiste al funeral de las víctimas cubanas de un ataque terrorista atribuido a la CIA. Millones de personas se reúnen, llenas de emoción, ira, ira y determinación. Las figuras simbólicas están presentes, como Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, que vinieron a tomar parte en la creciente ira y escuchar el discurso de Fidel Castro.

Alberto Díaz Gutierez, también conocido como "Korda", fotógrafo, está en la multitud. De pie frente a la tribuna oficial, se da cuenta de la llegada repentina y furtiva de Ernesto Guevara, también conocido como "El Che Guevara", que se acerca a la barandilla que rodea el estrado. El momento es breve e intenso. Korda percibe la intensidad del dolor y la determinación del Che Guevara en sus ojos. De repente, Korda se da cuenta de que el momento es decisivo y toma esta imagen del Che Guevara para resaltar la expresión mesiánica en sus ojos.

Korda desarrolló la fotografía y la cambio de tamaño para obtener la foto original final, eliminando una silueta a la izquierda y un árbol a la derecha para aislar el retrato del Che Guevara e inmortalizar al Che como una figura icónica utilizando su excepcional talento artístico. Gracias al ingenio de Korda, el poder creativo y emocional que emana de la foto titulada "Guerrillero Heroico" hace que esta obra sea una de las más famosas del siglo XX. La fotografía de Korda representa todas las virtudes atribuidas al Che Guevara: honestidad, valentía, altruismo, desafío, lealtad, orgullo, con una dosis de virilidad.

La determinación del Che Guevara expresa su fuerza (hacia los Estados Unidos), su fe (en el futuro de la Revolución), su aspecto descuidado (barba, cabello largo al viento) y su tenaz perseverancia (con la estrella del comandante) en su boina).